Cómo utilizar correctamente tu imagen corporativa

Imagen corporativa

Al hablar de imagen corporativa, muchos relacionan este término rápidamente con el logotipo. Pero, ¿crees que este concepto solo incluye a los elementos visuales de una marca? Ni mucho menos…

En términos generales, podemos decir que la imagen de un negocio es una cuestión de percepción de marca; es decir, se trata de diseñar y definir los elementos que representan a la marca y sus valores. Por tanto, es un concepto intangible.

Pero además de añadir en este saco al logo como elemento clave de la imagen corporativa también hay que añadir mucho más. Colores, tipografías… Todo aquello que logre transmitir los valores de la marca al público objetivo, y al mismo tiempo hacer que siempre sea reconocible.

Qué es la imagen corporativa de una marca

La imagen o identidad de un negocio es la razón de ser de una empresa. En otras palabras, es la percepción que alguien tiene sobre esa marca. Y esta percepción es precisamente una asociación que tiene la audiencia en base a los valores, actitudes e identidad visual que rodea a tus productos o servicios.

Asimismo, para crear una imagen de marca coherente, estos son los elementos que debes tener en cuenta y que te van a permitir transmitir valores y conceptos intangibles de tu negocio:

  • Logotipo: Es el elemento visual que te permitirá identificar en cuestión de segundos a la marca. Por eso, debe de ser fácil de recordar, simple, atemporal y versátil.
  • Colores corporativos: Tanto el color del logo como el color que elijas para el resto de elementos corporativos, deben seguir una coherencia visual, alineados con la personalidad de la marca.
  • Tipografía corporativa: Lo mismo ocurre con la tipografía, esta debe seleccionarse de forma adecuada, teniendo en cuenta la imagen que desea transmitir.
  • Eslogan: Piensa previamente si contar o no con un eslogan, si lo vas a añadir en tu logo o si quieres tener dos versiones (un logo con eslogan y otro sin él).
  • Manual de identidad corporativa: Este no es más que un documento donde se describe cómo utilizar los signos gráficos que representan a la identidad corporativa de una marca. Y de esta forma, conseguir una coherencia comunicativa y visual de ella.

5 Consejos para utilizar bien tu imagen corporativa

A continuación, vamos a darte una serie de tips para que todos los elementos que conforman la imagen de tu marca sean fácilmente reconocibles por tu audiencia.

1. Diseña una imagen corporativa fácilmente adaptable

Es importante que una vez definas tu imagen corporativa, no dispongas de una sola versión de tu logotipo. Por ejemplo, diseña el mismo logo en vertical, horizontal y en blanco y negro. Esto, sin duda, te facilitará la tarea de adaptarlo a los distintos soportes y situaciones, manteniendo su esencia.  

2. Unifica todos tus canales de comunicación

Crea una imagen sólida y con personalidad a través de los canales online de comunicación que mejor se adapten a tus necesidades y donde se encuentre tu público objetivo.

Pero no olvides seguir estos consejos para evitar que tu imagen transmita un mensaje contradictorio:

  • Usa la misma versión del logo en cada uno de los canales.
  • Utiliza en tus contenidos gráficos la misma gama cromática.
  • Aplica la misma tipografía en tus contenidos visuales.
  • Sigue el mismo tono y estilo en tus diferentes perfiles de redes sociales.

3. No olvides el packaging

El packaging es otro factor importante y muy influyente en el proceso de compra de los usuarios. De hecho, el packaging es un elemento de tu estrategia de marketing responsable incluso de comunicar la promesa de tu marca, marcando así la diferencia con tu competencia. Así que no dejes pasar por alto ese toque creativo en el embalaje de tus productos.

Del mismo modo, si lo que ofreces son servicios, puedes promocionarlos en un soporte creativo como es el folleto publicitario. Pero no olvides incluir en el folleto los elementos identificativos propios de la marca para que transmita un mensaje coherente, siguiendo la misma línea que se ha plasmado en los diferentes canales online de comunicación.

4. Dale importancia a la comunicación interna

La imagen corporativa en la comunicación interna también es relevante. Así que si no te lo habías planteado, es hora de que analices cómo plasmarla en los canales de comunicación interna que utilices. Un ejemplo sería añadir la tipografía corporativa en los emails oficiales.

5. Define un buen manual de marca

Definir cómo plasmar el logo, sus tamaños o las aplicaciones según su uso y soporte, son algunas cuestiones que se tratan en este documento. Por tanto, ten en cuenta estos consejos para definir un buen manual de marca:

  • Define la filosofía de tu marca.
  • Establece los usos de tu logotipo.
  • Selecciona los tipos de tipografías.
  • Elige los colores de tu marca.
  • Determina el tono de voz.
  • Anota información sobre el uso de imágenes y fotografías.

Asimismo, para evitar conflictos con terceros, lo primero que te aconsejamos cuando empieces a trabajar tu imagen corporativa es que registres tu marca y logotipo (el coste es el mismo con logotipo que sin él). Así te aseguras que nadie se apropie de este y evitas que tus esfuerzos caigan en saco roto.

Y tú, ¿utilizas correctamente todos los elementos aquí citados para trabajar una imagen corporativa coherente y fuerte de tu marca? ¿Cuál es el que consideras más importante?
 

Share icon

Contáctenos