¿Tu logo es tuyo o del diseñador?

Brand Design: Who is the owner

La mayoría de las empresas contratan los servicios de diseño de marca a un freelance o a una agencia de diseño y publicidad cuando tienen la necesidad de mejorar su imagen y crear una identidad corporativa sólida para conectar con su audiencia y mejorar su reputación online. 

Hasta aquí todo bien. Pero, ¿qué pasa con esas creaciones? Es decir, ¿sabes a ciencia exacta quién es el propietario de esos derechos: el cliente o el diseñador? 

Según la ley, un diseñador que crea una marca, ya sea un logotipo o una identidad corporativa, es siempre el propietario. Esto se debe a que adquiere unos derechos morales sobre ella (que son irrenunciables), vinculados a su creación intelectual. 

Ahora bien, si un cliente quiere usar ese logo y explotarlo, es necesario que se cedan unos derechos a través de un contrato para que el cliente sea el único que pueda explotarlo. De ahí la importancia de un contrato que transmita transparencia.

Ante esta situación, son muchas las dudas que surgen sobre la cesión de derechos en el terreno del diseño de una marca y todo lo que la engloba. Por eso, a continuación vamos a ver una serie de cuestiones relevantes sobre este tema para evitar algunos incidentes.

Diseño de marca: ¿Es obligatorio firmar un contrato de cesión de derechos?

Sí. Para que se pueda transferir unos derechos de un titular a un tercero, tiene que haber un contrato por escrito donde se detalle todo sobre la explotación del diseño en cuestión. 

En ocasiones será el cliente el que entregue un documento donde se especifique la tarea y el deadline, entre otros puntos, y donde se incluirá un apartado sobre la cesión de derechos. No obstante, si el cliente no pide ninguna firma sobre este tipo de documentos, debería ser el diseñador quien proponga un acuerdo que especifique la explotación de ese diseño y esclarecer bien las condiciones.

Por lo que cualquiera que contrate a un profesional para el diseño de su marca, debe asegurarse de firmar un contrato para evitar malentendidos y poder así explotar comercialmente su logotipo cuando desee para potenciar su marca.

¿Por qué debes registrar tu marca?

Normalmente, el diseñador una vez que ha acreditado la autoría de su diseño, cede a través de ese contrato, los derechos a la empresa que le ha hecho ese encargo. 

Pero cuidado, el hecho de que hayas firmado ese contrato, no quiere decir que tengas el derecho exclusivo de explotar esa marca. Para conseguir ese derecho exclusivo, la única opción es registrarla en la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) si vas a utilizar la marca en España, o bien solicitar un registro de marca en la Unión Europea, o en los registros pertinentes de los diferentes países.

Pero tanto como si el diseñador cede o no todos lo derechos, debes saber que tanto uno como otro, para evitar la apropiación de terceros, debe registrar la marca en el organismo pertinente. De lo contrario, esta no existirá y cualquiera podría apropiarse de ella o utilizar elementos semejantes y confundibles.

Asimismo, registrar tu marca después de firmar el contrato de cesión de derechos, te aportará los siguientes beneficios:

  • Obtendrás el derecho exclusivo sobre ese diseño en el mercado. 
  • Te posicionarás por encima de tus competidores.
  • Te protegerá legalmente de los terceros que te copien o tengan la intención de hacerlo.

Paso a paso del registro de una marca

Cualquier persona que registre su marca debe pasar por un proceso de registro administrativo que incluye las siguientes fases:

  • Instancia de solicitud (donde va la representación gráfica de la marca).
  • Publicación en los boletines oficiales (esto se hace para que otros presenten oposición a ese registro si se diera el caso).
  • Aprobación o denegación del registro.

En resumidas cuentas, la ley sostiene que para que una empresa o autónomo sea propietario de una marca, es obligatorio registrar a esa marca. Si no se hace, cualquier tercero podría apropiarse de ella.

Por eso, te aconsejamos que hagas el registro cuanto antes, antes que otro se aproveche y se adelante con el registro de esa marca, como ha pasado en muchas ocasiones. Recuerda que si ocurre esto, deberás presentar una oposición a ese registro con toda la información detallada (briefing, contrato de cesión de derechos y todas las pruebas que tengas) y contar con ayuda especializada para demostrar tu autoría.
 

Author: Edith Gómez