¡Evite estafas y fraudes de marcas!

Estafa de Marcas

Las marcas pasan por un largo proceso de registro para obtener protección. Este proceso incluye, entre otras cosas, una examinación  y publicación, en donde se incluyen los datos del titular. Durante la publicación, cualquiera puede ver si esta nueva marca infringe algún registro anterior que pueda tener. Por lo tanto, si algún tercero considera que su marca infringe sus derechos, este puede presentar una oposición a la misma.

Dado que el nombre y la dirección postal del titular están a disposición al público, se abre una oportunidad para los estafadores de marcas. La publicación de estos datos es legalmente obligatoria en casi todas las oficinas de marcas del mundo, y por tanto no puede evitarse. Los estafadores de marcas se aprovechan de esta información para contactar con los propietarios de marcas. Lo hacen haciéndose pasar por organizaciones oficiales de propiedad intelectual u otros agentes de marcas. 

El fraude de marcas comienza cuando los estafadores se ponen en contacto con los propietarios de marcas, ya sea por correo electrónico o por correo postal, cobrando una cantidad de dinero. Pueden afirmar falsamente que se requiere un pago para finalizar el procedimiento de registro de la marca, por ejemplo. Por lo que hay que tener cuidado con las facturas falsas de marcas que puedan recibir en su empresa.

Algunas estafas de marcas comunes

Hay distintos métodos de engaño utilizado por los estafadores de marcas, que conducen a estos falsos cobros. A continuación se exponen algunos casos a los que debe prestar atención:

Hacerse pasar por una Oficina de Cumplimiento de Marcas

Esta estafa es muy conocida en el mundo de las marcas, siendo la más conocida la estafa de publicación de marca de la WTP. La WTP es una organización que envía una carta de publicación, haciéndose pasar por una oficina de patentes y marcas. En esta carta ofrecen publicar la marca en su registro privado por una cantidad de dinero.

Aunque técnicamente es legal, la publicación de una marca en esta base de datos privada no hace valer sus derechos de ninguna manera. Las cartas enviadas por esta organización tienen un aspecto muy oficial, lo que hace que varios propietarios de marcas novatos caigan en este fraude de marcas. Ellos apuntan en convencer a los propietarios de marcas de que son una oficina de marcas oficial.

Fraude de Marcas

Estafas de la oficina de patentes y marcas

Varios estafadores envían facturas falsas con la intención de hacerse pasar por una oficina oficial de patentes y marcas. Muchos, por ejemplo, se hacen pasar por la Oficina de Patentes y Marcas de los Estados Unidos (USPTO), con sede en Alexandria, Virginia. Estas facturas utilizan términos del derecho de marcas similares a los de estos organismos gubernamentales, lo que confunde a los nuevos propietarios de marcas. 

Además, estas cartas pueden incluir detalles que podrían resultar familiares, como la lista de productos y servicios de la marca, pues esta información está a disposición del público. La información correcta proporcionada da a los usuarios un cierto nivel de confianza en que estas organizaciones falsas se vean como válidas.

Desgraciadamente, varios usuarios caen víctima de este tipo de estafas de marcas. No hay que confiar en solicitudes recibidas por falsas oficinas de marcas, haciéndose pasar por oficinas de marcas como la USPTO.

Facturas engañosas de marcas

Las facturas de marcas engañosas son una práctica muy común que puede confundir a los propietarios de marcas. Estas facturas pueden parecer oficiales y suelen solicitar un pago para concluir el proceso de registro. Por ejemplo, indicando que hay que pagar para obtener el certificado de registro.

Estas facturas suelen venir acompañadas de un plazo ajustado que amenaza con la anulación de una marca si no se cumple. Lo que aumenta la sensación de urgencia del propietario y, por tanto, procede rápidamente a pagar para mantener la validez de su marca.

Servicios relacionados con las marcas o estafas de renovación de marcas

Es posible que se produzcan estafas de marcas incluso después de que su marca haya sido registrada. Después del registro, las marcas tienen que ser renovadas, en la mayoría de los países las renovaciones tienen que hacerse cada 10 años. Esto abre una oportunidad para que los estafadores de marcas envíen facturas falsas de marcas para afirmar falsamente que van a renovar su marca

Otros estafadores envían falsas facturas de marcas para trámites que son innecesarios en algunos países, pero que son requeridas por otros. Por ejemplo, las marcas en Estados Unidos requieren la presentación de una declaración de uso entre el 5º y 6º año de registro. En varios países este requisito no existe, sin embargo, algunos estafadores de marcas aprovechan la oportunidad para pedir falsos honorarios de abogados. Hemos visto que esto ocurre sobre todo en casos de marcas registradas en México.

¿Qué hacer si se es víctima de un fraude de marcas?

La mayoría de estas organizaciones operan en el extranjero, lo que hace que cualquier tipo de acción legal en su contra sea difícil de ejecutar. Por lo tanto, es prácticamente imposible recuperar su dinero al realizar un pago a una de estas organizaciones fraudulentas. Las facturas de marcas falsas suelen solicitar el pago mediante cheques o transferencias bancarias internacionales. Esto hace imposible disputar los pagos o solicitar contra cargos.

Todas las notificaciones y cobros de tasas deben ser recibidos por parte de su agente de marcas, si ha contratado uno. Todo lo que se reciba de otra fuente debe considerarse un intento de estafa de marca. Siempre debe consultar con su agente de marcas para estar seguro.

En iGERENT estamos encantados de ayudar a cualquier persona a comprobar la validez de cualquier factura o comunicación que haya recibido. Póngase en contacto con nosotros si cree que ha recibido un intento de fraude de marca o una estafa de marca.

 

Autor: Jose Ceppi, Trademark Consultant @ iGERENT.com

Share icon

Contáctenos