Cómo y porqué registrar una marca en la República Checa

En Republica Checa es necesario registrar la marca para proteger y conferir a su titular derechos exclusivos sobre la marca. Solo en casos excepcionales se reconocerán derechos sobre marcas no registradas. El registro de una marca en Republica Checa se hace a través de la Oficina de Propiedad Industrial de Republica Checa (UPV).

Republica Checa es Estado miembro de la Unión Europea, por lo que marcas de la Unión Europea (EUTM) tendrán reconocimiento en esta jurisdicción. Republica Checa a su vez es Estado parte del Protocolo de Madrid. Por ende, es posible extender un registro internacional de marca a esta jurisdicción a través del sistema de Madrid. Para mayor información respecto a servicios de registro de marcas a través del sistema de Madrid haga clic aquí.

No es requisito que una marca haya sido previamente usada en Republica Checa para poder registrarse. Sin embargo, el uso de la marca puede ser útil para sobreponerse a objeciones basadas en falta de distintividad. El uso previo de la marca puede servir para demostrar que esta ha adquirido distintividad a través de uso.

Si registra una marca combinada (marca que incluye tanto elementos denominativos como figurativos) en Republica Checa, el derecho exclusivo de uso de la marca se limita a un uso de esta en la configuración o modo exacto a como haya sido registrada. Si desea usar los elementos denominativos de su marca de forma separada a los elementos figurativos o de diseño (o vise versa), es recomendable que registre otra marca que incluya solo aquellos elementos que desea usar de manera separada.

Es importante señalar que si un tercero eventualmente intenta registrar una marca que incluye elementos que puedan ser considerados parecidos a la suya, en conexión a productos o servicios similares, como dueño de una marca registrada tendrá el derecho a presentar una  acción de oposición basada en la similitud que la marca del tercero tiene con la suya.

Acciones de oposición pueden ser presentadas por terceros contra solicitudes de marcas dentro del plazo de tres (3) meses contados desde la fecha en que la solicitud de registro es publicada en el boletín de propiedad intelectual de la Republica Checa. Las probabilidades de éxito de dichas acciones variaran dependiendo de las circunstancias de cada caso.

Si bien una marca no debe estar en uso para que se registre, en caso de no ser usada por un periodo consecutivo de cinco (5) años después de su registro, terceros podrán presentar acciones de cancelación de marca basada en la falta de uso de la marca. Para prevenir esto, el uso de la marca debe ser a escala comercial.

Las marcas registradas en la Republica Checa tendrán un periodo de vigencia de diez (10) años contados desde la fecha de solicitud, pudiendo ser renovadas indefinidamente por periodos adicionales de diez (10) años. Una marca puede renovarse hasta 12 meses antes de su fecha de vencimiento. A su vez existe un periodo de gracia para la renovación tardía de la marca de seis (6) meses posteriores a su vencimiento, caso en el cual será necesario pagar un recargo por renovación tardía.

 

¿Qué dicen nuestros clientes sobre nuestros servicios?

Customer Reviews

Clientes que ya confían en nosotros